IP-Watch – Reforma del copyright brasileño: ¿Estamos todos como Josef K.?

Éste es un artículo que contextualiza la discusión de la ley de propiedad intelectual en Brasil. Fue escrito por Pedro Paranaguá, consultor de política tecnológica e IP con 10 años de experiencia, candidato doctoral en la Escuela Universitaria de Derecho de Duke donde enseña portugués de Brasil para Estudios Jurídicos, con maestría en Derecho (cum laude) de la Universidad de Londres.
Fue publicado originalmente en IP-Watch el 12 de mayo de 2011, en inglés, con licencia CreativeCommons by-nc-nd, ésta es una traducción de Luisa Fernanda Echeverri Montoya de RedPaTodos, hecha con la debida autorización y conserva la licencia original

Por Pedro Paranaguá

El 20 de abril, el Ministerio de Cultura de Brasil anunció el calendario (en portugués) para la reforma de la ley de derechos de autor en el país. Se aceptarán comentarios sobre el proyecto de ley hasta el 30 de mayo. Entre el 1 de junio y el 14 de julio, el Ministerio pondrá en marcha modificaciones en el proyecto de ley, lo enciará al Grupo Inter-Ministerial del gobierno federal sobre la Propiedad Intelectual (GIPI) para su evaluación, sugerencias y enmiendas. Por último, el 15 de julio, el Ministro de Cultura enviará la versión final a la Oficina del presidente  - que será la encargada de transmitirla al Congreso.

Los dos meses siguientes serán de gestión fuerte desde varios lados.

Durante los dos mandatos del presidente Lula (2003-2010), Brasil aplaudió al cantante y compositor Gilberto Gil como ministro de Cultura del país, sustituido luego por Juca Ferreira. Durante ese tiempo, se hizo un gran trabajo, por un lado para incentivar la industria creativa, y por otro para promover el acceso a la cultura. Fue un intento de tener un matrimonio triangular entre la industria, los artistas y la sociedad en general.

Sin embargo, bajo el mandato del nuevo Presidente de Brasil, el Ministro de Cultura de la administración ha cambiado claramente de dirección.

Línea de tiempo: comprender la reforma de derechos de autor de Brasil

1998: promulgación de la actual Ley de Propiedad Intelectual
2003-2010: mandato de Lula (Gilberto Gil y Juca Ferreira) – Desarrollo de una política nacional para la cultura y los derechos de autor
2006: estudio de valoración para evaluar comparativamente otros países e identificar de las modificaciones necesarias, presentado en la Red Internacional de Políticas Culturales (INCP)
2007: lanzamiento del Foro Nacional de Derecho de Autor
2008-2009: varias conferencias con múltiples partes interesadas, como parte del Foro Nacional de Derecho de Autor
14 de junio de 2010: proyecto de ley disponible  (En pdf aquí en Inglés, en Portugués aquí)
14 de junio-31 de agosto 2010: consulta pública en línea amplia, abierta y transparente – fueron hechas cerca de 8.000 propuestas
Septiembre-diciembre de 2010: segunda versión del proyecto de ley elaborado después de las aportaciones de la sociedad, y después de la revisión por el Grupo Interministerial sobre Propiedad Intelectual (GIPI) –  fue elaborado internamente un informe explicativo de 150 páginas por el Gobierno
23 de diciembre de 2010: segunda versión del proyecto de ley es remitida a la Oficina del Presidente
1 de enero de 2011: La Sra. Dilma Rousseff (ex jefe del Gabinete del Presidente Lula) toma posesión como nueva Presidenta de Brasil – y la señora Ana de Hollanda es la nueva Ministra de Cultura
Enero de 2011: La segunda versión del proyecto de ley regresa al Ministerio de Cultura debido a la nueva administración
Febrero 2011: el Sr. Marcos Alves de Souza, director de la Oficina de Derechos Intelectuales, fue exonerado de su cargo y la Sra. Marcia Regina Vicente Barbosa es nombrada en su lugar
Marzo 2011: la Unión de Músicos Profesionales de Río de Janeiro, la Asociación Brasileña de Música Independiente (ABMI) y 130 músicos brasileños, compositores y artistas instan al gobierno a encontrar una tercera vía para  salir del estancamiento de la reforma de derechos de autor, asegurando pago a los creadores, pero sin penalizar al usuario final de la descarga
22 de marzo 2011: segundo proyecto de ley hecho (pdf en portugués)
04 2011: el Ministerio de Cultura apoya una conferencia que tendrá lugar en El Salvador el 18 de mayo: con un par de excepciones, prácticamente todos los oradores tienen alguna relación con la sociedad de gestión colectiva de Brasil (ECAD – sigla en portugués) o con los titulares de los derechos de autor
20 de abril 2011: un nuevo programa está a disposición (ver el primer párrafo anterior)
21 de abril 2011: carta abierta con más de 2.000  firmas de académicos, artistas, productores, la comunidad de Internet y los activistas de la cultura a la presidenta Rousseff, mostrando el malestar con el cambio en la política cultural adoptada por la actual administración, y pidiendo una política cultural abierta, transparente y democrática.

Abril-mayo de 2011: escándalos relacionados con presuntas faltas de conducta de ECAD (y acciones que podrían violar el derecho penal) son publicados por varios periódicos importantes – ver 123 todos en portugués, así como los intercambios de correo electrónico  entre las asociaciones que forman parte del ECAD, supuestamente demuestran sus estrechos vínculos con el actual Ministerio de Cultura de la administración

05 de mayo 2011: el senador Randolfe Rodrigues comienza a recoger firmas de diputados para iniciar una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI – sigla en portugués) sobre las supuestas malas acciones de ECAD: cinco días fueron suficientes para reunir las 27 firmas necesarias – Brasil es uno de los pocos países  donde la sociedad de gestión colectiva (ECAD) no está regulada o supervisada por el Gobierno Federal
09 de mayo 2011: los mandatos del Gobierno, que la Ministra Ana de Hollanda restituya los viáticos que usó para un viaje que no estaba relacionado con el Gobierno.
10 de mayo 2011: la Ministra Ana de Hollanda tuvo que ser escoltada por varios agentes de policía para poder salir del Estado de la Cámara Legislativa de São Paulo después de celebrar una reunión con los artistas
11 de mayo 2011: el famoso compositor y cantante Caetano Veloso apoya a la Ministra Ana de Hollanda y dice que la iniciativa de numerosos artistas, productores, académicos y activistas de libertades civiles mediante medios de comunicación, microblogging e Internet, no es más que parte de una “mítica burbuja”
11 de mayo 2011: el Secretario General de la Presidencia  manifiesta el apoyo a la Ministra Ana de Hollanda

Falta de transparencia

A pesar de las casi 8.000 contribuciones recibidas en 2010 a través de la plataforma en línea que permite a toda persona  tener acceso completo a todo el contenido de las propuestas, ahora el Ministerio de Cultura de la nueva administración está poniendo en marcha otra consulta.

Esta vez, sin embargo, no se puede decir que es abierto y transparente.

Las propuestas y sugerencias, de acuerdo a las instrucciones del Ministerio de Cultura, deben presentarse en un Microsoft Word (. Doc) en un formulario proporcionado por ellos, y enviarse por correo electrónico o por correo certificado. En el comunicado de prensa del Ministerio no se menciona si el Ministerio hará públicas las propuestas o no. ¿Qué hay de malo en eso? No se sabe cuántas propuestas han sido presentadas ni cuál es su contenido. Si algo se libera después de la nueva consulta, no tiene manera de saber si todas las propuestas que han hecho han sido realmente publicadas, y tampoco hay garantía de que las propuestas no serán editadas.

Ahí hay falta de transparencia. Seguramente existan razones que expliquen la falta de transparencia, pero no hay razones que la justifiquen.

Un segundo punto para preguntar: ¿Por qué la forma prevista por el Ministerio requiere justificaciones legales para las sugerencias? ¿Es esto una consulta a la sociedad o a los abogados? No discuto que cualquier propuesta o sugerencia que vaya  acompañada de justificaciones legales (y que son plausibles), seguramente tendrá más posibilidades de éxito. Me pregunto, sin embargo, si los argumentos sociales y económicos  les darán menos peso. ¿Tiene que ser así? En caso de que así sea ¿la ley debe regular las actividades (incluidos las económicas) de la sociedad?

Por último, un tercer punto. En su brillante libro, “The Trial”,  Franz Kafka habla de una secuencia interminable de sorpresas, casi surrealista, generada por una ley superior y de difícil acceso. El protagonista, Josef K., está siendo demandado, pero no sabe por qué razones. Peor que eso. Él ni siquiera sabe las normas que regirán el juicio.

Después de que en Brasil el proyecto de ley de derechos de autor fue publicado para consulta pública el año pasado, el texto fue revisado y modificado por el Grupo Interministerial del Gobierno Federal sobre la Propiedad Intelectual (GIPI). Como suele suceder en el caso de las modificaciones, se preparó un informe detallado que explica y justifica el nuevo texto.

Sin embargo ese informe no ha sido divulgado.

¿Cómo la sociedad actual presentará argumentos sobre la nueva consulta sin saber las razones que llevaron a la redacción del proyecto de ley? ”Kafka reproduce la negación del estado democrático de derecho y al mismo tiempo, lleva al lector a darse cuenta de que, aun viviendo bajo la égida de la “plena” democracia, no hay que perder de vista que las instituciones no mantienen su razón de ser en la prestación del servicio público, sino más bien en subordinar al poder y las clases dominantes.”

Si es que vivimos en un estado verdaderamente democrático de Derecho, es imprescindible que haya transparencia y que la consulta sea verdaderamente abierta, pública y visible para todos y por todos, y que la sociedad pueda presentar sus argumentos y justificar sus propuestas basadas en justificaciones planteadas por el gobierno cuando se modificque el proyecto de ley.

De lo contrario, todos somos Josef K.

La utilización de un formato cerrado y propietario viola las normas establecidas por las normas del gobierno federal e-PING (Estándares de Interoperabilidad de Gobierno Electrónico), que exige el uso de estándares abiertos. Después de que académicos y activistas de las libertades civiles denunciaron esta violación, el Ministerio de Cultura ahora, aparentemente, ofrece la posibilidad de presentar en un formulario en línea.

Pedro Paranaguá es un consultor de políticas de IP y tecnología con más de diez años de experiencia. Es candidato doctoral en la Duke University School of Law, donde enseña Portugués Brasilero para Estudios Legales, y tiene un grado de maestría en Derecho (cum laude) de la Universidad de Londres.

Feedback

Trackbacks

  1. P2P Foundation » Blog Archive » Colombia, chronicle of a Social Controversy Foretold: the story of copyright bill 241

Comments

One Response to “IP-Watch – Reforma del copyright brasileño: ¿Estamos todos como Josef K.?”

Deja un comentario